~Alocución a la Poesía~

 

         fragmento de un poema titulado “América”[1]

 

 

                                        Divina Poesía,

                                     de la soledad habitadora,

                                     a consultar tus cantos enseñada

                                     con el silencio de la selva umbría,

5                                   tú a quien la verde gruta fue morada,

                                               y el eco de los montes compañía;

                                               tiempo es que dejes ya la culta Europa,

                                               que tu nativa rustiquez desama,

                                               y dirijas el vuelo adonde te abre

10                                            el mundo de Colón su grande escena.

                                               También propicio allí respeta el cielo

                                               la siempre verde rama

                                               con que al valor coronas;

                                               también allí  la florecida vega,

15                                  el bosque enmarañado, el sesgo río,

                                               colores mil a tus pinceles brindan;

                                               y Céfiro revuela entre las rosas;

                                               y fúlgidas estrellas

                                               tachonan la carroza de la noche;

20                                  y el rey del cielo entre cortinas bellas

                                               de nacaradas nubes se levanta;

                                               y la avecilla en no aprendidos tonos

                                               con dulce pico endechas de amor canta.

 

                                                 ¿Qué a ti, silvestre ninfa, con las pompas

25                                  de dorados alcázares reales?

                                               ¿A tributar también irás en ellos,

                                               en medio de la turba cortesana,

                                               el torpe incienso de servil lisonja?

                                               No tal te vieron tus más bellos días,

30                                  cuando en la infancia de la gente humana,

                                               maestra de los pueblos y los reyes,

                                               cantaste al mundo las primeras leyes.

                                               No te detenga, oh diosa,

                                               esta región de luz y de miseria,

35                                  en donde tu ambiciosa

                                               rival Filosofía,

                   que la virtud a cálculo somete,

                   de los mortales te ha usurpado el culto;

                   donde la coronada hidra amenaza

40                                 traer de nuevo al pensamiento esclavo

                                     la antigua noche de barbarie y crimen;

                                     donde la libertad vano delirio,

                                     fe la servilidad, grandeza el fasto,

                                     la corrupción cultura se apellida.

45                                 Descuelga de la encina carcomida

                                    tu dulce lira de oro,  con que un tiempo

                                     los prados y las flores, el susurro

                                     de la floresta opaca, el apacible

                                     murmurar del arroyo transparente,

50                                 las gracias atractivas

                                     de Natura inocente,

                                     a los hombres cantaste embelesados;

                                     y sobre el vasto Atlántico tendiendo

                                     las vagorosas alas, a otro cielo,

55                                 a otro mundo, a otras gentes te encamina,

                                     do viste aún su primitivo traje

                                     la tierra, al hombre sometida apenas;

                                     y las riquezas de los climas todos

                                     América, del Sol  joven esposa,

60                                 del antiguo Oceano hija postrera,

                                     en su seno feraz cría y esmera.

 

                                        ¿Qué morada te aguarda? ¿qué alta cumbre,

                                     qué prado ameno, qué repuesto bosque

                                     harás tu domicilio? ¿en qué felice

65                                 playa estampada tu sandalia de oro

                                     será primero? ¿donde el claro río

                                     que de Albión los héroes vio humillados,

                                     los azules pendones reverbera

                                     de Buenos Aires, y orgulloso arrastra

70                                 de cien potentes aguas los tributos

                                     al atónito mar? ¿o donde emboza      

                                     su doble cima el Avila entre nubes,

                                     y la ciudad renace de Losada?

                                     ¿ más te sonreirán, Musa, los valles

75                                 de Chile afortunado, que enriquecen

                                     rubias cosechas y suaves frutos;

                                     do la inocencia y el candor ingenuo

                                     y la hospitalidad del mundo antiguo

                                     con el valor y el patriotismo habitan?

80                                 ¿O la ciudad que el águila posada      

                                     sobre el nopal mostró el azteca errante,

                                     y el suelo de inexhaustas venas rico,

                                     que casi hartaron la avarienta Europa?

                                     Ya de la Mar del Sur la bella reina,

85                                 a cuyas hijas dio la gracia en dote

                                     Naturaleza, habitación te brinda

                                     bajo su blando cielo, que no turban

                                     lluvias jamás, ni embravecidos vientos.

                                     ¿O la elevada Quito

90                                 harás tu albergue, que entre canas cumbres

                   sentada, oye bramar las tempestades

                   bajo sus pies, y etéreas auras bebe

                   a tu celeste inspiración propicias?

                   Mas oye do tronando se abre paso

95                                 entre murallas de peinada roca,

                   y, envuelto en blanca nube de vapores

                   de vacilantes iris matizada,

                   los valles va a buscar de Magdalena

                   con salto audaz el Bogotá espumoso.

100                               Allí memorias de tempranos días                                  

                   tu lira aguardan; cuando, en ocio dulce

                   y nativa inocencia venturosos,

                   sustento fácil dio a sus moradores,

                   primera prole de su fértil seno

105                               Cundinamarca; antes que el corvo arado

                   violase el suelo, ni extranjera nave

                   las apartadas costas visitara.

                   Aun no aguzado la ambición había                                

                   el hierro atroz; aun no degenerado

110                               buscaba el hombre bajo obscuros techos

                   el albergue, que grutas y florestas

                   saludable le daban y seguro,

                   sin que señor la tierra conociese,

                   los campos valla, ni los pueblos muro.

115                               La libertad sin leyes florecía,

                   todo era paz, contento y alegría;

                   Cuando de dichas tantas envidiosa

                   Huitaca bella, de las aguas diosa,                                   

                   hinchando el Bogotá, sumerge el valle,

120                               de la gente infeliz, parte pequeña

                   asilo halló en los montes:

                   el abismo voraz sepulta el resto.

                   Tú cantarás cómo indignó el funesto

                   estrago de su casi extinta raza

125                               a Nenqueteba, hijo del Sol, que rompe

                   con su cetro divino la enriscada

                   montaña, y a las ondas abre calle.

                   En Bogotá, que, inmenso lago un día,

                   de cumbre a cumbre dilató su imperio;

130                               de las ya estrechas márgenes, que asalta

                   con vana furia, la prisión desdeña,

                   y por la brecha hirviendo se despeña.

                  Tú cantarás  cómo a la nuevas gentes

                   Nenqueteba piadoso leyes, y artes,

135                               y culto dio; después que a la maligna                   

                   ninfa mudó en lumbrera de la noche,

                   y de la Luna por la vez primera

                   surcó el Olimpo el argentado coche.

 

                     Ve, pues, ve, a celebrar las maravillas

140                               del Ecuador: canta el vistoso cielo

                   que de los astros todos los hermosos

                   coros alegran; donde a un tiempo el vasto

                   Dragón del Norte su dorada espira

                   desvuelve en torno al luminar inmóvil

145                               que el rumbo al marinero audaz señala,

                   y la paloma cándida de Arauco

                   en las australes ondas moja el ala.

                   Si tus colores los más ricos mueles

                   y tomas el mejor de los pinceles,

150                               podrás los climas retratar, que entero

                   el vigor guardan genital primero

                   con que la voz omnipotente, oída

                   del hondo caos, hinchó la tierra, apenas

                   sobre su informe faz aparecida,

155                               y de  verdura la cubrió y de vida.

                   Selvas eternas, ¿quién al vulgo inmenso

                   que vuestros verdes laberintos puebla,

                   y en varias formas y estatura y galas

                   hacer parece alarde de sí mismo

160                               poder presumirá nombre o guarismo?

                   En densa muchedumbre

                   ceibas, acacias, mirtos se entretejen,

                   bejucos, vides, gramas:

                   las ramas a las ramas,

165                               pugnando por gozar de las felices

                   auras y de la luz, perpetua guerra

                   hacen, y a las raíces

                   angosto viene el seno de la tierra.                                  

                  

                   ¡Oh! ¡Quién contigo, amable Poesía,

170                               del Cauca a las orillas me llevara,

                   y el blando aliento respirar me diera

                   de la siempre lozana primavera

                   que allí su reino estableció y su corte!

                   O, si ya de cuidados enojosos

175                               exento, por las márgenes amenas

                   del Aragua moviese

                   el tardo incierto paso,

                   o reclinado acaso

                   bajo una fresca palma en la llanura,

180                               viese arder en la bóveda azulada

                   tus cuatro lumbres bellas,

                   ¡Oh, Cruz del Sur! que las nocturnas horas

                   mides al caminante

                   por la espaciosa soledad errante;

185                               o del cucuy las luminosas huellas

                   viese cortar el aire tenebroso,

                   y del lejano tambo a mis oídos

                   viniera el son del yarabí amoroso!

 

                      Tiempo vendrá cuando de ti inspirado

190                                algún Marón americano ¡oh, diosa!

                   también las mieses, los rebaños cante,

                   el rico sueño al hombre avasallado,

                   y las dádivas mil con que la zona

                   de Febo amada al labrador corona;

195                               y animado carmín la tuna cría,

                   donde tremola el algodón su nieve,

                   y el ananás sazona su ambrosía;

                   de sus racimos la variada copia

200                               rinde el palmar, de azucarados globos

                   la verde palta, da el añil su tinta,

                   bajo su dulce carga desfallece

                   el banano, el café el aroma acendra

205                               de sus albos jazmines, y el cacao

                   cuaja en urnas de púrpura su almendra.                          

 

        

 

Volver a la página inicia



[1] Publicado por primera vez en la Biblioteca Americana 1 y 2 (Londres, 1823)